Ay Jalisco no te rajes

Posteado por en Mar 28, 2012 en Jalisco, LGBT, Política nacional, Sociedad Civil | 0 comentarios

Para Agnes Torres y Daniel Zamudio

Logo de voto incluyente

En el imaginario colectivo, Jalisco es la tierra donde “los hombres son machos y bien cumplidores”, como reza ese himno alternativo a la masculinidad dominante que Jorge Negrete canta a ronco pecho en la célebre comedia ranchera “Ay Jalisco no te rajes” de 1941. Jalisco es también la tierra en donde el gobernador Emilio González declara sin pena alguna que los gays le “dan asquito”, el estado donde más de 5 mil personas participan en una marcha antigay en Guadalajara, uno de los cinco estados que presentaron una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia en contra de los matrimonios entre parejas del mismo sexo en el DF y el estado en donde la iglesia católica copatrocina foros que ofrecen una “cura” para la homosexualidad, como el de Courage Latino del año pasado.

Por todo ello, Jalisco es un estado en el que los activistas de la diversidad sexual enfrentan uno de los mayores retos a nivel nacional. Una sociedad que se dice muy conservadora con un ambiente en el que las mismas instituciones del estado promueven conductas que son discriminatorias y donde además la iglesia católica ha sido virulenta en contra de las población lésbico-gay-bisexual-transgénero (LGBT).

Ante ese panorama un grupo de jóvenes activistas, encabezados por Luis Guzmán, su esposo Genaro Martínez, Patricia Betancourt, Ricardo Salazar, Andrés Barrientos, entre otros, decidieron crear Voto Incluyente, la semilla de una organización LGBT nueva, misma que convocó a un foro el pasado viernes sobre diversidad sexual en el Congreso de Jalisco para discutir las políticas públicas que sobre la materia se impulsan en ese estado a través del Ejecutivo local, del Legislativo y de instituciones como la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ).

Asistí al foro de Voto Incluyente y pude constatar a activistas increpando a las autoridades por la desatención al tema de la diversidad sexual. En una de las mesas en la que participó el Doctor Jesús Becerra, por parte de la CEDHJ me quedé atónito ante las justificaciones que daba este funcionario por la desatención que ha tenido esta comisión ante las demandas de grupos LGBT.

En otra mesa, con legisladores del PRD, PRI y PAN pude constatar dos cosas. La primera que dos panistas participaron en el foro e incluso uno de ellos, Abraham González, utilizó un buen lenguaje en defensa de la equidad y la inclusión de las personas LGBT. El otro participante del PAN, el diputado local José Antonio De La Torre, no tuvo igual suerte, pues al querer defender a su partido de acusaciones de homofobia, De La Torre tuvo la puntada de pedirle a los asistentes que no olvidaran que el gobierno del PAN había aprobado la realización de la marcha LGBT en Guadalajara”, como si la libertad de asociación y expresión no fueran derechos constitucionales y como si no existiera la historia de un movimiento social que en México data desde los años 70 y que ha impulsado la realización de estas marchas.
Es cierto, la agenda de los derechos LGBT ha avanzado tímidamente en la primera década del nuevo siglo en nuestro país y a pasos veloces en otros países como Argentina o España. Ciudad de México sigue siendo hoy en día la capital de los derechos LGBT en México, pero también a nivel federal ha habido avances que protegen a la diversidad sexual. Así, la reforma al artículo 1º constitucional, que incluyó la no discriminación por “preferencias sexuales” apenas el año pasado o la creación de una Ley Federal para Prevenir la Discriminación y del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación son avances importantes.

Sin embargo, en los estados sigue persistiendo un atraso en la materia de diversidad sexual, el reciente asesinato de la activista trans Agnes Torres en Puebla o la brutal golpiza que recibió el joven Daniel Zamudio en Chile solo por ser homosexual nos recuerdan que todavía quedan muchos retos para la inclusión y protección de los derechos LGBT en México y en el mundo. Iniciativas como la de Voto Incluyente y la apertura de [email protected] legisladores a tratar el tema mediante un diálogo abierto son dos ejemplos que debieran ser replicados en otros estados en los que, al igual que en Jalisco, las autoridades se disculpan por desatender las demandas de la población LGBT.

Jalisco carga el la imagen de ser un estado machista y profundamente conservador, pero cuando se realizan eventos como el de Voto Incluyente, cuando conocemos cifras de la derrama económica que deja el turismo LGBT a una localidad como Puerto Vallarta, cuando estudiantes universitarios organizan semanas de la diversidad o cuando vemos a activistas organizados, con buenos argumentos que no se rajan e increpan a autoridades que los desoyen, se abre la idea de que lo mejor está aún por venir.

* Publicado originalmente en la sección de Opinión del Grupo Reforma el 27 de marzo del 2012.

Responder

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>