Acompañado por Jorge Emilio González, el ex gobernador Enrique Peña Nieto se pone la corbata verde para asumir la candidatura presidencial del Partido Verde Ecologista de México en 2012. Foto: Tomada de Internet.

Acompañado por Jorge Emilio González, el ex gobernador Enrique Peña Nieto se pone la corbata verde para asumir la candidatura presidencial del Partido Verde Ecologista de México en 2012. Foto: Tomada de Internet.

Jorge Emilio González es un verdadero “mirrrey” del Partido Verde. Un hombre que parece un “rich kid of Instagram”, esos adolescentes que postean fotografías en Internet en las que hacen alarde de su riqueza: Jorge Emilio se pasea en  su Mercedes Benz con guardaespaldas, calza zapatos de Gucci o Prada de 8 mil pesos, festeja con su “lobuki” en discotecas de Bosques de las Lomas, tiene fiestas decadentes en departamentos de lujo en Cancún, tal vez paga 50 ó 60 mil pesos por un vuelo en clase business cuando viaja a Europa y sus cuentas en restaurantes se han de ver muy engrosadas por las botellas de “champú” que ha de convidar.

La verdad tampoco me importaría nada de ello si no fuera porque a diferencia de los “niños ricos de Instagram”, Jorge Emilio vive del presupuesto público desde 1994, de los impuestos que yo empecé a pagar por mi primera chamba en 1999, de los impuestos que tú pagas desde que tuviste tu primer trabajo.

Porque Jorge Emilio ha sido un niño precoz que a los 22 años entró a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF). Un niño precoz que pasó sin pena ni gloria por ese trabajo legislativo. Un niño rapaz que cobró una dieta mensual más apoyos para su staff y que gozó de su primer fuero, de charola “papawh”, durante tres años. Si pensamos en que hoy un asambleísta local gana al menos unos 70 mil pesos al mes – sin contar apoyos ni aguinaldos- entonces el otrora niño verde recibió al menos unos 2 millones 500 mil pesos de la ALDF en los noventa.

Un joven ambicioso que a los 25 años llegó al Congreso de la Unión por primera vez. Un joven al que le tocó la primera era de los congresos divididos en México en 1997 y que desde entonces ha entendido cómo hacer que su partido sobreviva como partido rémora.

Un hombre que representa al chapulín político nacional por excelencia: asambleísta local por 3 años; diputado federal por otros 3; senador por 6 más; luego otros 3 de diputado federal y desde el año pasado nuevamente senador durante los próximos 6 años. Jorge Emilio es hoy ya un cuarentón que ha vivido casi la mitad de su vida de un trabajo público por el que no ha rendido cuentas.

¿Acaso alguien recuerda una sola iniciativa de ley por la que haya destacado el asambleísta, diputado, senador y luego diputado ecologista? ¿Más aún podría alguien mostrar algún caso en el que  Jorge Emilio haya abierto la puerta a alguna organización ecologista para patrocinar una iniciativa surgida desde la sociedad civil en el Congreso?  ¿Acaso hay una sola organización ecologista nacional o internacional que defienda el trabajo de Jorge Emilio o el del Partido Verde? ¿Acaso el mirrrey “ecologista” no ha destacado más por sus escándalos personales, por su bravuconería, por su cinismo y por su despilfarro que por su trabajo legislativo? Eso es lo indignante.

Más indignante aún: el Partido Verde ha sobrevivido en el 2000 gracias a la alianza con el PAN y Vicente Fox y que desde el 2003 consiga el registro una y otra vez gracias a las alianzas que ha hecho con el PRI y con las televisoras al abrir sus candidaturas a representantes de TV Azteca y Televisa, la llamada telebancada.

En el 2006 el Verde logró 6 senadores y 17 diputados gracias sobre todo al apoyo a la alianza federal con el PRI para apoyar la candidatura presidencial de Roberto Madrazo. En el 2012 el Verde consiguió los mejores resultados electorales de su historia al obtener una gubernatura, 9 senadores y 29 diputados.

Logros históricos gracias a que Enrique Peña Nieto se puso una corbata roja para asumir la candidatura presidencial del PRI y una corbata verde para representar al Partido Verde, recuperando el único compromiso que éste partido parece haber impulsado en el 2012: distribuir “vales de medicinas”. ¿Y para qué aliarse con el Verde? Después de todo, Felipe Calderón impulsó una agenda ecológica a nivel federal o Marcelo Ebrard en Ciudad de México sin necesidad de aliarse con el partido del tucán.

Por ello, más que indignarme por todo lo que represente el escándalo del Torito, la actitud del mirrrey verde del Mercedes o por el hecho de que un senador viole la ley y conduzca con altos niveles de alcohol en la sangre  -tema por el cual en muchos otros países le hubieran retirado la licencia de conducir- me indigna más saber que Jorge Emilio sea hoy nuevamente senador.

Me molesta saber que desde hace 14 años algo del dinero que le pago a Hacienda se va al Partido Verde Ecologista de México, tal vez el único “partido verde” que ha defendido la pena de muerte en el mundo.  Me molesta que aunque lleve 15 años causando indignación ante un sector del electorado, el Partido Verde siga siendo esa rémora aferrada a un PAN o a un PRI tiburón, sin contribuir en nada a la vida nacional. Me molesta especialmente que no pase nada porque mientras Aristóteles Sandoval o cualquier otro político estatal o mientras que el presidente Peña Nieto siga poniéndose la corbata verde, el mirrrey Jorge Emilio seguirá abriendo su champú desde un yate en “Acapulquirri” con cargo al erario.

*Publicada originalmente el 19 de febrero del 2013 en la sección Opinión del Grupo Reforma.