Maestros ‘pata rajada’

Posteado por en Sep 3, 2013 en CNTE, Columna, Crónica, Educación | 0 comentarios

Un maestro muestra una pancarta durante la marcha del domingo de la CNTE. Foto: Genaro Lozano.

Un maestro muestra una pancarta durante la marcha del domingo de la CNTE. Foto: Genaro Lozano.

Es el domingo 1 de septiembre y es la 1 de la tarde más o menos. Salgo de Televisa Chapultepec después de grabar el programa que conduzco con estudiantes universitarios. Nos avisan que está a punto de pasar a lado un contingente de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Van a caminar por Doctor Río de La Loza con rumbo a San Lázaro. Apuro el paso, armo mi bicicleta y empiezo a pedalear por Avenida Chapultepec.

Veo que sobre la calle aledaña a Televisa cruza un contingente de granaderos. Pedaleo con rumbo hacia ellos. Me detienen el paso, al igual que a algunos automovilistas que todavía circulan por la calle. Los policías van sonriendo. No se notan tensos. Pasan algunas mujeres policías, maquilladas y coquetas con lápiz labial. Espero unos cuantos minutos y observo sus escudos transparentes que dicen “Policía”. No les veo armas de fuego, pero traen macanas.

Termina de pasar el contingente de policías y continúo el pedaleo sobre Avenida Chapultepec. Veo a unos 100 metros a los maestros de la CNTE. Se ven miles. Vienen gritando protestas como “si de evaluar se trata, por Peña hay que empezar”. Algunos mezclan sus reclamos con la “defensa del petróleo”. Los acompañan algunos vendedores ambulantes que hacen negocio con la protesta.

Voy por la ciclovía del centro de la calle porque quiero verlos de cerca. Pasa un grupo de tres jóvenes encapuchados. Uno voltea y me grita “pinche televiso”. Me pongo nervioso, pero no sucede nada. El grito desaparece en un segundo y los manifestantes continúan su paso. Unos segundos más tarde, pasa un joven maestro. Me da una hoja informativa. Me dice: nos vamos a parar en Televisa unos minutos porque “el pinche López Dóriga ya nos está golpeando y malinformando”. El maestro se refiere a una mesa que se presentó en el noticiero del Canal 2 y que se anunció como de análisis de la reforma educativa y que, dicen, terminó siendo un golpeteo a los maestros de la CNTE. Yo no la vi.

La hoja que me entrega es un boletín bien redactado y titulado “La CNTE como movimiento social”. En él se explica qué es un movimiento social, con ecos de teoría de movimientos sociales de Charles Tilly. Hay también una explicación sobre los sesgos y la manipulación de la información por parte de los medios de comunicación y que usa teorías de Althusser, Gramsci y Habermas. Quien lo escribió no solo sabe redactar, sino que además conoce bien los conceptos teóricos de esos autores. El boletín ataca al líder del PAN, Gustavo Madero, porque “no comprende las necesidades de los miles de pueblos y sus formas de subsistencia cultural”. No menciona a Peña Nieto ni a Jesús Zambrano.

Unos metros más adelante, un rubio ojiazul viene en una moto en sentido contrario sobre Avenida Chapultepec. Es Johann Mergenthaler, un fotógrafo de moda que se interesó por la protesta y la quiso seguir hasta San Lázaro. Se para y lo saludo, toma unas cuantas fotos y sigue su camino. Se me antoja acompañarlo, pero no traigo mi cámara, así que prosigo por la avenida. A lado pasan dos o tres autos que con el claxon les mientan la madre a los maestros. Más adelante pasan otros siete que se detienen a echarles porras y a apoyarlos. Sobre la ciclovía me encuentro a Mario Arriagada, un editor del portal de Nexos, a quien también le picó la curiosidad del etnógrafo y que salió a escuchar a los maestros.

Mientras platico con Mario un maestro se detiene, se presenta como Martín y nos dice que lleva 30 años dando clases en Santa Cruz Meyehualco, Iztapalapa. Martín me pregunta si soy el que sale en el programa con jóvenes y me empieza a decir que Televisa está desinformando a la gente, sin dar a conocer los reclamos de la CNTE. Argumenta por unos 30 minutos sobre su rechazo a la reforma educativa. Tajante dice que “no está contra la evaluación, pero que no como está planteada en la reforma porque perjudica a los maestros rurales, a los de los estados que no tienen nada y que ganan menos de 3500 pesos al mes por un turno escolar. ¿Cómo puede sobrevivir alguien que tiene que alimentar a sus hijos con ese sueldo? ¿Qué hará esa persona si es despedida? No la capacitan para la evaluación, no le ofrecen alternativas laborales si lo despiden”. Martín argumenta paciente.

Durante los 40 minutos que he estado viendo a los miles de maestros pasar a mi lado, no se ha registrado un solo hecho violento. Los maestros marchan con orden, gritando las consignas propias de la protesta, pero sin hacer un solo desmán. Martín se despide porque ya se le perdieron su esposa y su hija.

Abro el Twitter y mando fotos. Un usuario me contesta “ojalá que esos pata rajada te destruyan el auto, no te dejen llegar a trabajar, violen a tu familia y te den por…”. Otros twittean ¡que se larguen esos indios huevones de mi ciudad”.

Qué contraste con la marcha. En las redes sociales la violencia, el racismo y el tufo autoritario están que arden. En la calle, en lo que vi, hay un reclamo genuino dirigido a medios que no abren espacios, a diputados que aprueban remedos sin escuchar a la parte afectada (solo un sector del PRD se sentó a dialogar con la CNTE), y reclamos a un presidente al que se le cayó la mercadotecnia grandilocuente y que sin moverse de Los Pinos sigue argumentando que está moviendo a México…

*Publicada originalmente el 3 de septiembre del 2013 en la sección Opinión de los portales del Grupo Reforma.